El sueño feliz

385694_397589656949826_432341194_n

Para los padres que han tomado la crianza con apego como un estilo de vida, seguramente conocieron o participaron en la celebración del primer Día del Sueño Feliz el pasado 29 de junio.  En vista que este blog es reciente deseo dar a conocer de que se trató esta atípica fecha.

La iniciativa que surgió por parte de más de 1000 padres y madres, quienes decidieron tomar la palabra en las redes sociales principalmente para informar y concientizar sobre las necesidades naturales del niño y sobre los estudios científicos que las reflejan.

De manera que bajo el lema Desmontando a Estivill, esta campaña promovió con argumentos científicos que las teorías de los expertos “que defienden métodos conductistas que interfieren en el proceso natural del sueño de los niños, provocando sufrimiento y haciendo creer a los padres que el sueño se aprende y que si el niño no duerme solo en su cuna y sin pedir atención se le causarán problemas”.

Asimismo, “numerosos expertos señalan que el adiestramiento en el sueño y el dejar a los niños llorar les puede causar daños emocionales y fisiológicos, y que, por el contrario, los niños necesitan ser atendidos siempre que lo necesiten y que es normal que se despierten y pidan compañía”.

Es por estas razones, que padres y madres de la blogosfera se sumaron a esta iniciativa, no sólo para informar sobre este tema contra los métodos conductistas del sueño, sino para reseñar sus propias experiencias sobre el sueño feliz.

Conociendo a Estivill Eduard Estivill, es un médico de origen español, licenciado en Medicina especializado en Pediatría y Neurofisiología Clínica por la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona.

Responsable del método conductista más conocido para adiestrar a los niños a la hora de dormir, aunque señala pautas generales tales como acostarlo siempre a la misma hora, repetir la misma rutina todos los días (contar cuentos, hora del baño, evitar los juegos, etc.). Tiene otras reglas que se DEBEN cumplir según su teoría, y las cuales han generado polémica entre los padres que defienden la crianza respetuosa, algunas son: No cantarle, No Mecerlo en la cuna o en los brazos, No-Pasearlo en cochecito, No Darle palmaditas o acariciarlo, No Darle el tetero o agua, No tocarlo, Colocarle un peluche o muñeco en sustitución nuestra, No ponerlo en nuestra cama, y si el bebé llora mantenerse siempre a una distancia prudencial.

Cirando en el amor

Todo lo contrario propone la teoría de la crianza con apego o crianza respetuosa.

Esta es una propuesta original de John Bowlby(*), y la base de este planteamiento indica que el niño tiene tendencia a buscar proximidad con una persona y sentirse seguro cuando esa persona está presente.

En otras palabras, la crianza con apego busca entender las necesidades biológicas y psicológicas de los niños. Al fijar límites que sean apropiados para la edad del niño, la crianza con apego toma en cuenta cada etapa física y psicológica del desarrollo que el niño está experimentando.

Por lo tanto, sugiere que al niño se le debe atender igualmente de noche, proporcionar el cuidado cariñoso constante, practicar la disciplina positiva y responder a sus pedidos con sensibilidad. La mayoría de padres que practican este estilo de crianza duermen con sus niños en la misma cama o mantienen la cuna del bebé en el mismo cuarto, lo cual según algunos estudios este hábito proporciona seguridad, acercamiento y confianza en los pequeños.

(*) John Bowlby (26 de febrero de 1907, Londres – 2 de septiembre de 1990, Isla de Skye, Escocia) fue un psicoanalista inglés, notable por su interés en el desarrollo infantil y sus pioneros trabajos sobre la teoría del apego.

Con información de: Bebé y Más Todo Papás
This entry was posted in Colecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *