Hábitos de una mamá ecológica

Actualmente, existen muchas personas interesadas en llevar un estilo de vida sostenible y responsable con el medio ambiente, especialmente algunas madres que están comprometidas con inculcarles a sus hijos una cultura de preservación del medio ambiente.

Existen muchísimos hábitos ecológicos que una madre puede comenzar a aplicar en casa y fuera de ella, pero aquí traemos sólo algunos…

1. Tener claro que llevar un estilo de vida sostenible implica una responsabilidad no solamente inmediata, si no un compromiso con el futuro de las futuras generaciones.

2. Hacer de “cada granito de arena” un hábito, para así contagiar a las personas que se encuentran a nuestro alrededor.

3. Conocer los artículos que se compran, en especial los de limpieza que contienen cloro o están hechos a base de químicos muy fuertes pueden afectar tu sistema inmunológico, mucho más si estás embarazada. Una alternativa a éstos son los limpiadores caseros, tales como el bicarbonato, vinagre y jugo de limón pueden convertirse en una opción.

4. Se sugiere que prevalezcan en tu decisión de compra los alimentos frescos y naturales, en lugar de los enlatados y congelados.

5. Enseñe a su familia cómo reducir, reutilizar y reciclar.

6. Piensa en el segundo uso a materiales o envases.

7. Conocer otras alternativas a los productos desechables que por lo general se utilizan en casa, por ejemplo, servilletas de tela en lugar de las de papel, pañales ecológicos (elaborados con tejido orgánico biodegradable) en lugar de los desechables, etc. Así como cremas de higiene y aseo, a base de aceites vegetales biológicos, aguas florales o ceras vegetales. Incluso buscar propuestas de juguetes ecológicos para los niños.

8. Si de decoración se trata, dale una oportunidad a las plantas, además de hacer tu hogar más agradable a la vista, ayudan a purificar el ambiente.

9. Desconecta los aparatos que no estés utilizando para que no sigan consumiendo energía cuando están en standby.

10. Aprovecha la practicidad de la tecnología para realizar pagos, enviar correos, hacer agendas, etc.

11. Reemplaza los bombillos de luz incandescente de tu casa por los de luz fluorescente.

12. Estar atentos al mantenimiento de las tuberías en casa, cierra la llave del grifo cuando te cepilles, enjabones o laves los platos, no botes el aceite por el lavaplatos, enseña a los niños a no jugar con el agua.

13. Para algunas actividades recreativas, toma la iniciativa de hacerlas en áreas naturales, parques, zoológicos, etc.

14. El más importante, forma y educa a tu familia, divulga en tu entorno estos u otros consejos, o mejor aún crea los tuyos propios y haz eco de ellos con tus acciones.

Y ¿tú aplicas o conoces otros hábitos útiles para las mamás ecológicas? Si es así, puedes dejarnos tu comentario…

 

Algunos datos fueron tomados
de Buenos padres Mamá natural

2 thoughts on “Hábitos de una mamá ecológica

  1. Cuando voy al abasto por pocos artículos no permito que me den bolsas plásticas y llevo un bolso para traer mis víveres. Si compro un yogurt, gelatina o helado no recibo la cucharilla plástica, reutilizo las que tengo en casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *