Cómo atenuar el estrés en el hogar bajo situaciones de crisis

Para nadie es un secreto que nuestro país vive momentos de estrés constante debido a la delicada situación política y social. Como familia lo primordial es garantizarnos un clima de bienestar y seguridad emocional, sobre a todo cuando tenemos niños pequeños en casa, y como ciudadanos promover el diálogo, la reconciliación y la paz, sea cual sea su tendencia o ideología.

Aquí algunos consejos generales basados en las Recomendaciones de la Red de Apoyo Psicológico UCV (07/10/2012).

  • La violencia genera violencia. Evítela.
  • Propicie el diálogo y evite la confrontación.
  • Controle las expresiones de miedo o rabia. Trate de mantener la calma.
  • Cuide espacios de convivencia y participación, tales como la familia, la escuela, la comunidad.
  • Trate de no exponer a los menores a expresiones de violencia. No lleve niños a marchas y manifestaciones.
  • Proteja la integridad física y psicológica de los niños, adolescentes, ancianos, enfermos y personas con discapacidad.
  • Trate de mantener los hábitos y rutinas de los niños en el hogar y la escuela.
  • Diga a los niños sólo los detalles concretos y básicos de las situaciones políticas, de forma que ellos los puedan entender. Déles la oportunidad para dibujar y jugar, y aproveche esas experiencias creativas para invitarlos a contar sus historias sobre lo que ven y sienten con lo que ocurre.
  • Genere o fortalezca redes de apoyo que ofrezcan espacios de intercambio y seguridad afectiva.
  • Esté atento a sus reacciones emotivas y evite descargar expresiones de miedo, rabia o impotencia en los más cercanos  (pareja, familiares, amigos, vecinos o colegas).
  • Realice actividades de índole física, social o espiritual, que propicien el encuentro de un lugar de paz dentro de sí mismo y/o de comunión con otros. Facilite el equilibrio de los procesos de alimentación y descanso.
  • Antes de seguir o hacer circular un rumor (via email, mensaje de texto o Twitter), verifique la fuente y veracidad del mismo.
  •  La transmisión de rumores alarmistas puede generar situaciones de pánico, violencia, etc. Sea responsable de la información que transmita.
  • Evite hacerse eco de rumores de desabastecimiento y realizar compras nerviosas.
  • Rechace convocatorias personales o colectivas a actos de violencia. 
  •  Evite el aislamiento. Mantenga la comunicación y el intercambio de opiniones que ofrezcan distintas miradas y la búsqueda de alternativas.
  • Mantenga hábitos saludables en su rutina diaria y evite el uso de alcohol y drogas como medidas de manejo del estrés. 
  • Procure filtrar la información de programas de radio y televisión que induzcan –explícita o implícitamente– a la discriminación y a la violencia, o que provoquen miedo, rabia o inciten a incurrir en acciones de retaliación o venganza.
  • Diversifique las fuentes y contenidos reales o virtuales de información política y, en la medida de lo posible, observe programas o videos de otros contenidos.
  • Intente mantener el humor –constructivamente– y la serenidad y busque un tiempo para la recreación y el entretenimiento.
  •  Participe y organícese para defender sus derechos sin violencia. Confíe en las potencialidades de la acción colectiva.
  • Recuerde y confíe en la apuesta a la paz y a la democracia de la población venezolana.

 

Ante tanta polarización y extremismos en las ideas, debemos tener presente:

  1. Reconocer al otro como persona: no es un enfermo, ni alguien sin capacidad de razonamiento o sin sentimientos, es una persona que piensa distinto a mí.
  2. Eliminar descalificativos que agudizan la polarización.
  3. Reconocer los intereses que nos diferencian, pero también los que nos unen como venezolanos.
  4. Reconocer los distintos tipos de conflicto y manejarlos pacifica y democráticamente.
  5. Negociar las diferencias no es eliminar las diferencias.
  6. Educar en valores y cultura de paz.
  7. Difundir información sobre el manejo constructivo y pacífico de conflictos.
  8. Respetar el punto de vista de su interlocutor y exponer sus ideas sin intentar hacer cambiar al otro de opinión.
  9. Explore la posibilidad de encontrar puntos comunes con quien defienda posiciones distintas a las suyas.

Cuando sea grande quiero SER FELIZ

Más de una vez insistimos a nuestros hijos con la pregunta: “qué desean ser cuando sean grandes”…. tomando en consideración la misma,  les comparto una historia de un niño que responde a esa pregunta de una manera muy ejemplar. En mi caso particular me ha dejado muchas cosas sobre las cuáles pensar y para replantearnos como padres.

En el video que está más abajo (en el link), Logan Laplante, un chico de 13 años, nos muestra lo que realmente es importante aprender para la vida. Desde los 9 años sus padres lo sacaron de la educación tradicional para aprender desde casa, y es muy interesante escuchar sus planteamientos.

El chico dice que los niños desean ser siempre felices, saludables y creativos, pero que el sistema educativo no considera estos elementos. Por lo tanto, según él ser feliz se reduce a la práctica de estas 8 cosas:

  • Ejercicio
  • Dieta y Nutrición
  • Tiempo en la Naturaleza
  • Contribución y Servicios
  • Relaciones
  • Recreación
  • Relajación y Manejo del Estrés
  • Participación Espiritual o Religiosa

Además, propone un “HackShooling” o “Hackear la educación” y lo que se aprende, en el buen sentido de la palabra, ya que según él todo puede ser hackeado, es decir desconfigurado, explorado, mejorado e innovado.

Vale la pena verlo, no tiene desperdicio!
Link del video en YouTube Cuando Sea Grande Quiero Ser Feliz – Logan Laplante

Criando para el amor

beneficios-de-amamantar-a-tu-pequeno-633x346
Por un mundo más humano y solidario, debemos prestar atención a lo que enseñamos en casa… ¿Qué tal si empezamos por criar a nuestros hijos en el amor y respeto?…

Cuando se tiene un hijo, vienen con él no solamente los cambios propios sobre la vida de la familia o la pareja, sino que también lo acompaña un sinfín de dudas sobre criar -y en lo personal “criar en el amor”.

299852_270542772976910_215210875176767_933513_662035277_n

Ahora bien, si nos percatamos que gran porcentaje de las conversaciones que se tienen con la nueva mamá casi todas son dirigidas por indicaciones o sugerencias (en algunos casos imperativas y hasta reprobatorias), tal como se ilustra en la imagen de arriba. Es preciso rescatar que lo más importante es la intuición de la madre (y el padre) y que ésta le ayude a descartar o tomar para sí lo que crea más conveniente.

Por eso este post quiero tomar algunas ideas sobre la teoría de la crianza con apego o crianza respetuosa. Esta es una propuesta original de John Bowlby(*), y la base de este planteamiento indica que el niño tiene tendencia a buscar proximidad con una persona y sentirse seguro cuando esa persona está presente.

En otras palabras, la crianza con apego busca entender las necesidades biológicas y psicológicas de los niños. Al fijar límites que sean apropiados para la edad del niño, la crianza con apego toma en cuenta cada etapa física y psicológica del desarrollo que el niño está experimentando.

Por lo que, significa entender cuáles son las necesidades, cuándo se presentan, cómo cambian a lo largo del tiempo y de las circunstancias, y ser flexibles al idear maneras para responder apropiadamente.

crianza-2

De esta manera se busca fomentar un vínculo seguro con los hijos mediante varios principios, los cuales marcan un patrón de metas para los padres:

  • Preparación para el embarazo, el nacimiento y la labor como padres.
  • Alimentación con amor y respeto.
  • Responder con sensibilidad.
  • Utilizar la crianza de apego.
  • Incluir la crianza también durante las noches.
  • Proporcionar el cuidado cariñoso constante.
  • Practicar la disciplina positiva.
  • Esforzarse para un equilibrio en la vida personal y familiar.
  • Evitar la violencia con los niños, verbal y física

De forma que los padres que buscan en esta filosofía de crianza un punto de partida, pueden adaptarlo al ritmo de cada familia, con la finalidad de simplificar y armonizar sus estilos de vida, dándole siempre prioridad al bienestar del bebé y al instinto materno y paterno. El pensamiento principal detrás de estos tópicos es siempre el respeto y el amor al niño en cada una de sus etapas, por eso hablamos de empatía: ponernos en lugar de esa pequeña personita y proporcionarle un crecimiento armonioso.

(*) John Bowlby (26 de febrero de 1907, Londres – 2 de septiembre de 1990, Isla de Skye, Escocia) fue un psicoanalista inglés, notable por su interés en el desarrollo infantil y sus pioneros trabajos sobre la teoría del apego.

940 Sábados

¿Sabías que hay unos 940 sábados desde el nacimiento de nuestros hijos hasta cumplir 18 años? Así que no importa si el número te parece mucho o muy poco, lo importante es reconocer que el tiempo se pasa rápido y que debemos disfrutar la compañía de nuestros pequeños y valorar cada instante con ellos.

Feliz fin de semana!!

940

Qué comer en la lactancia, también es cuestión de instinto

lactancia

Mucho he leído, me han contado y aconsejado sobre qué debo comer ahora que estoy en período de lactancia. Pero en cuanto al tema me ha parecido muy interesante lo que comparte Mariana Palmero en su artículo Qué comer dando pecho (en Inspirulina), acerca de su experiencia, temores y dudas con respecto al tema.

“Me sentía culpable y responsable por todo, nuevamente me encontraba en una posición donde mis decisiones afectaban a mi bebé y algo tan simple como alimentarme se volvió un estrés. Recurrí al pediatra de mi hija, anoté todas las dudas y preguntas, todos los comentarios que había escuchado que no parecían tan locos y estuve como una hora hablando de eso. Él me recomendó que siguiera la misma alimentación que tuve durante el embarazo cosa que fue muy lógico para mí. De alguna manera ya tenía información de lo que nos caía bien y lo que no y lo experimentamos juntas durante nueve meses.”

Sin embargo, deseo recalcar algo que ella comenta y que me parece fundamental hacer una lista de lo que sí se puede comer, en lugar de enfocarnos en lo que no podemos comer, seguramente nos hará sentirnos mejor.

“Más calmada y confiando en mi instinto, que no es cosa ligera, comencé a comer más relajada y fui probando cómo nos caían los alimentos. Si hay cosas de las que debemos cuidarnos pero en general me di cuenta que los límites no eran tantos, que tenía más opciones de las que quería ver, que cada niño es diferente y que lo que le cae bien a uno a lo mejor no funciona con otro así que lo mejor es compartir experiencias con otras madres pero evitar la comparación porque eso puede generar mucha ansiedad”, asegura la articulista.

Yo por mi parte intento cada día disfrutar de esta bonita etapa, tomando en cuenta por supuesto lo que es saludable para mi bebé y para mí, mantener una alimentación balanceada y evitar los excesos. Y ahora recordándoles, que en esto de “comer amamantado, también es cuestión de instinto”.

Imagen: Google

Y cada tres horas me vuelvo a enamorar!

… tan profundamente como la primera vez. Nunca me imaginé que se pudiese amar tanto, pero tanto y tan fuerte como amamos a nuestros hijos. Además, de estar tan maravillada de la manera cómo se ha multiplicado mi capacidad de amar desde que tengo a mi segundo tesoro en los brazos.

 
Quizá a más de una le haya pasado por la mente cómo sería la segunda vez, nuestro vínculo y capacidad de entrega para con el segundo hijo. Y ante estas consideraciones, ya tengo mi respuesta, es más cada tres horas o menos la vida me responde a través de esos bellos ojos grises que me miran y se refugian en uno de los más grandes actos de amor: la lactancia.

 

Sólo puedo dar gracias a Dios y a la vida por permitirme disfrutarlos!!

beneficios-de-amamantar-a-tu-pequeno-633x346

 

Imagen: Google

Cuando es papá quien se queda en casa

papanino

A menudo leemos opiniones a favor y en contra de las decisiones de mamás profesionales que han tomado como prioridad la crianza de sus hijos, postergar sus carreras o incluso emprender en otras áreas que les permita laborar desde el hogar.

Pero, qué sucede cuando es papá quien se queda en casa, mientras mamá trabaja. Hasta ahora muy poco he escuchado alguna crítica, pues esta situación no es la más común al parecer. Sin embargo, esta consideración la hago pues ya conozco dos caballeros (profesionales) inmersos en estos menesteres, jugar, preparar comidas, meriendas, dar teteros, cambiar pañales,  administrar medicinas, jugar, cantar, contener, acariciar, acurrucar,  y pare de contar ese sinfín de actividades diarias que por lo general nos toca a las mamás o cuidadoras de bebés (quienes casi siempre son mujeres).

Claro, debo resaltar que aunque uno de ellos está full time con su crío, el otro tiene una ocupación muy flexible de horario que le permite cuidar de su bebito mientras mami vuelve del trabajo.

Pero, independientemente de los detalles de sus situaciones particulares y del por qué llegaron a ese acuerdo, el caso es que como papás se han empoderado de responsabilidades que antes sólo parecían cosas de mujeres, han desmitificado esas teorías que “debe ser el sólo hombre” quien asuma la responsabilidad de cubrir las necesidades básicas y monetarias de la familia. También, están dando un paso adelante en una crianza respetuosa con sus bebés, que siempre estarán mejor al cuidado de papá que en una guardería, por lo menos mientras estén tan chiquitos. Por otro lado, considero que se necesita de un alto grado de compromiso familiar y de pareja, desapego profesional, responsabilidad y sobre todo la gran voluntad y amor que se requieren para cuidar de un bebé en casa.

 Cosa de dos!!

  • A veces cuando es la madre quien se encarga de “todo y de todos”, su trabajo se invisibiliza, es como si las cosas en el hogar ocurriesen por arte de magia. Sin embargo, este tipo de experiencias de papás comprometidos puede ayudar a los padres a asumir nuevos roles en la crianza de sus hijos, apreciar las pequeñas actividades cotidianas, estrechar su relación con los hijos mayorcitos, aprender a “multiplicarse” en cuestión de horarios donde el día no alcanza y el tráfico de la ciudad no ayuda.
  • Veo con mucho agrado que al cole de mi hijo son tantos padres como madres quienes llevan a sus hijos en las mañanas, papás que les recogen el cabello a sus niñitas y hasta cuentan sus malabares al preparar las loncheras. Así como aquellos que practican activamente el colecho o se acuestan con sus hijos hasta que estos se duermen por las noches. Y entran en este grupo, los papás que se llevan a sus niñitos al trabajo para ayudar ese día a mamá, siempre y cuando la rutina del día le permita brindarle atención y seguridad.
  •  Estoy segura que cada vez que el padre se integra más al cuidado de sus hijos, a tiempo completo o lo haga de manera consecuente, quien gana es la relación familiar y sobre todo la seguridad emocional de los pequeños.  Y aunado a esto las mamás sabremos agradecer estas pequeñas o grandes ayudas!

Algunas cosas que me ha enseñado mi hijo

En esta oportunidad deseo compartirles algunas cosas -de las tantas- que he aprendido en estos tres años y medio de la mano de mi hijo. Seguramente algunas se sentirán identificadas, y otras tengan muchos más aprendizajes que compartir. Bienvenidas a conocer estas pequeñas y grandes cosas que me ha enseñado mi hijo:

1-Me di cuenta que lo que te hayan contado nunca es  tan maravilloso como tu propia experiencia.

2-Que la  paciencia, la confianza y la tolerancia hacía sí misma, aunado a la intuición se convierten en virtudes realmente aliadas.

3- También he descubierto temores antes desconocidos, alegrías inexplicables, el valor del tiempo, la dulzura de una mirada, entre otras experiencias únicas.

4-Que mi mundo se llena de luz y me derrito  cada vez que sus bracitos me abrazan y cuando sus ojitos brillan luego de verme nuevamente (aunque la ausencia haya sido corta).

5-Que  la palabra más dulce  escuchada jamás sea: “Mamá”… Y que sus abrazos y sonrisas son capaces de borrar todo el cansancio, curar algunos males y mejorar hasta un pésimo día.

6- Que todos los días aguarda una gran aventura, y muchos aprendizajes.

7-Que  los “otros” planes  siempre,  siempre pueden esperar aunque sea un poco, y que para lograr el equilibrio es necesario aprender a organizarse.

8-He aprendido a relajarme y disfrutar de los detalles cotidianos, aunque sean imperceptibles a los ojos de los demás.

9-A valorar (y recordar) muchas cosas que mi mamá decía con la expresión: “sólo lo entenderás cuando tengas tus propios hijos”.

10-Que el amor por un hijo tiene  una dimensión incondicional y desconocida,  ya que siempre te sorprende que el “dar” viene de una fuente inagotable.

11-Que el gran orgullo también es dado por cosas pequeñas, por ejemplo cada avance, pasito, palabra nueva, gesto, sonrisa, garabato, etc.

12-Que ambos somos mucho más fuertes si estamos juntos, y que esa energía se potencia con la de papá. En otras palabras aprendemos a trabajar en equipo.

13-En fin, son tantas cosas que podría mencionar, pero finalmente puedo asegurar que cada día estoy aprendiendo a ser mejor, gracias a él y para él.

Deseo que mis hijos recuerden siempre…

Bright_Kids_Photos_by_Irina_Rempel_6

Todos los padres deseamos que nuestros hijos mantengan presente algunas enseñanzas, que les proporcionen una guía positiva en su experiencia de vida. Es por esto que comparto algunos de los consejos que conseguí en mi andar por internet y con lo cuales me identifico, y más aún me gustaría que mis hijos recordaran siempre, seguramente si eres padre te gustarán algunos de ellos…

  1. Es más difícil recibir un golpe que lanzar uno.
  2. Encuentra personas que te hagan reír y síguelas. La risa es como una vitamina, nunca se tiene suficiente.
  3. Abraza mucho. Una persona abraza mucho estará más cómoda en su propia piel.
  4. Lee poesía.
  5. Cuando sientas ganas de llorar, de alegría o de dolor, llora. Si esas lágrimas no salen fuera, se calcifican en el pecho y pueden hacer más difícil amar tan plena y profundamente como deseas.
  6. Súbele las melodías cuando limpies la casa.
  7. Mira profundamente a los ojos de quien amas, para ver el reflejo de su alma.
  8. Pasa algún tiempo de cada año con las personas que son menos afortunadas que tú. Llenarán tu corazón con su gratitud.
  9. Nunca mientas sobre algo realmente importante. La primera mentira hará que tengas que mentir una y otra vez, para ocultar la verdad. Y cada vez que lo hagas terminarás perdiendo una parte importante de ti mismo.
  10. Encuentra un trabajo que te haga feliz. Si puedes cambiar el mundo en el proceso mucho mejor.
  11. Si tienes la oportunidad de viajar por el país o el mundo, tómala.
  12. Aprenderás mucho más de las personas que son diferentes, que de las similares a ti.
  13. Seguramente vas a cometer errores, muchos quizá. La verdaderamente importante es lo que vas a aprender de ellos.
  14. No tengas prisa por casarte. Un buen matrimonio puede empezar cuando tienes 21 o 61.
  15. El dinero y el poder pueden lucir bien, pero no van a llenar tu ser con alegría, de la manera en que tu familia lo hará.
  16. Encuentra una manera de mover tu cuerpo que te dé placer: baila, ejércitate, etc. Recuerda que tu cuerpo es un templo, cuídalo, respétalo y disfrútalo.
  17. Beber puede ser divertido, pero con moderación.
  18. La honestidad radical te llevará muy lejos en este mundo. La mayoría de las personas no tienen el valor para decir lo que piensan, sin importar las consecuencias.
  19. Siempre da los regalos de tu esposo(a) (aniversario, cumpleaños, detalles, etc. ) en la cama.
  20. Busca la espiritualidad, ya que se puede usar como una capa suelta que te mantiene caliente sin importar el clima. Dios te confortará.
  21. El sexo es genial, pero abrazar a tu pareja en medio de la noche es una de las mejores sensaciones y experiencias de vida.
  22. Vive con pasión. Sueña en grande. No te arrepientas.
  23. Recuerde siempre que TE AMO, no importa lo que pase. No puedes perderme, siempre estaré contigo.

 

Tomado de Huffingtonpost

Cría en brazos, portea feliz

Happy_Childhood_by_Alina_Bronnikova_

Coloquialmente, se pensaba que una madre que cargaba mucho a su bebé podría “malacostumbrarlo” o “malcriarlo”, aludiendo que el niño “no podría soportar luego la ausencia de su mamá, y con esto se le evitaría un sufrimiento innecesario”. Sin embargo, aunque es una práctica conocida para proporcionar más tiempo y libertad a los padres, en la actualidad se están promoviendo los múltiples beneficios que otorga al bebé el porteo o criar en brazos.

Es por ello, que durante la Semana Internacional de la Crianza en Brazos, que se celebra del 6 al 12 de octubre de 2012, se pretende acercar a la sociedad la práctica ancestral de portar a nuestros bebés pegados a nuestro cuerpo, que tantas ventajas tiene para los bebés.

Entre la tradición y los nuevos sistemas de porteo, entre los que se encuentran los distintos sistemas para sujetarse al bebé con fulares, por ejemplo, se pone un énfasis especial en los beneficios de llevar a nuestros hijos en brazos, una costumbre tradicional y natural que se ha ido perdiendo con el paso del tiempo y que se está recuperando de nuevo.

Tener al bebé en brazos, sobre todo, al recién nacido para calmarle y darle seguridad y confianza es el consejo más preciado, junto con la lactancia materna.

Datos de interés

  • Porteo significa sostener o cargar a un bebé o niño usando un portabebés de tela. Llevar en brazos a los bebés es natural y universal; y los portabebés lo hacen más fácil y cómodo, permitiendo a los padres y cuidadores llevar a sus niños mientras realizan sus tareas cotidianas.
  • Un bebé con una edad comprendida entre los 0 y los 18 meses necesita de afecto y protección. El contacto cuerpo a cuerpo con ellos es fundamental y muy beneficioso para establecer el vínculo madre-hijo, aumentar el mutuo conocimiento y el crecimiento seguro del bebé.
  • Uno de los beneficios más importantes de cargar al bebé en brazos es que tienen acceso a la leche materna sin tener la necesidad de aprender recursos como el llanto para pedir alimento y, de esta manera, el bebé decide cuándo destetarse.
  • Aunque existen muchas técnicas de porteo, éstas pueden aprenderse en pocos minutos Aunque, algunas como llevar al bebé en la espalda, requiere más tiempo y práctica, pero el esfuerzo extra es premiado con libertad y mayor confort.

Beneficios

Tanto para la mamá como para el bebé!

  • Permite establecer un lazo de afecto fuerte y una mejor comunicación entre padres e hijos.
  • Contribuye a que los padres se sientan más seguros.
  • Es muy cómodo y práctico.
  • Favorece la lactancia materna.
  • Permite interactuar con otros hijos mientras tiene en brazos al pequeño.

Los bebés porteados:

  • Lloran menos.
  • Ganan peso más rápido.
  • Desarrollan más habilidades motrices, coordinación, tono muscular y sentido del equilibrio.
  • Ven mejor el mundo, a la misma altura que los adultos.
  • Duermen mejor.
  • Se sienten amados y seguros.
  • Son felices.
 
Con información de biencriados.com / guiainfantil.com
Imagen amolife.com